QUE HACER SI MI MASCOTA ENTRA EN CONTACTO CON LA ORUGA PROCESIONARIA

QUE HACER SI MI MASCOTA ENTRA EN CONTACTO CON LA ORUGA PROCESIONARIA

 

Una rápida atención veterinaria es imprescindible para controlar el cuadro clínico y evitar complicaciones, que pueden llevar a un fatal desenlace. Por ello es vital acudir de urgencia a un veterinario.

–   Sacar el perro de la zona donde haya las orugas. Es fácil que en el momento de dolor o nerviosismo se produzcan nuevos contactos con las orugas empeorando las lesiones.

–   Comprobar que el perro puede respirar sin dificultad.

–   Abrir la boca para observar el estado de la lengua y de las mucosas orales para localizar el área afectada.

–   Lavar la zona afectada. Lo ideal sería hacerlo con suero fisiológico pero es preferible hacerlo pronto, por lo que lo haremos con lo que más a mano tengamos. Nos sirve el agua del grifo, a poder ser tibia, ya que el calor disminuye la actividad de la toxina.

–   Lavar la zona de forma que el perro no la trague el agua sino que vaya de dentro hacia fuera para tratar de arrastrar los pelos de las orugas al exterior. Podemos ayudarnos de una jeringa metiendo el agua por el lateral de la boca y dirigiéndola hacia adelante. Lo mismo nos sirve para los ojos, que pueden lavarse bien con agua o con suero fisiológico abundantes.

–   Evitar frotar la zona porque romperíamos los pelos facilitando la liberación de más toxina

–   Acudir a un veterinario   cuanto antes.

 

Carrito de compra