Porque los perros no deben comer cebolla

Porque los perros no deben comer cebolla

Qué pasa si un perro come cebollas

Sí, la cebolla es tóxica para los perros. Y todas las partes de la cebolla son tóxicas. Es sorprendente porque la gente come cebollas todo el tiempo. ¿Por qué la gente puede comer cebollas sin problemas pero las cebollas son peligrosas para los perros?

He aquí la razón. Las cebollas contienen disulfuro de N-propilo. Este compuesto, relativamente inofensivo para los humanos, puede provocar la descomposición de los glóbulos rojos en los perros. Esta descomposición puede causar anemia hemolítica … también llamada anemia del cuerpo de Heinz.

La anemia hemolítica engaña al sistema inmunitario de su perro para que piense que los glóbulos rojos son invasores. El sistema inmunitario ataca a estos “invasores” y destruye los glóbulos rojos. Esto afecta a la capacidad de los glóbulos rojos de su perro para transportar oxígeno. La anemia hemolítica grave puede poner en peligro la vida del perro, por lo que debe mantenerlo alejado de las cebollas.

Las cebollas pertenecen a la familia de las plantas allium. Y la mayoría de los demás vegetales allium también son tóxicos para los perros. El ajo es la excepción y es muy bueno para los perros en cantidades moderadas (más adelante hablaremos del ajo). La familia de los vegetales allium incluye:

Además de las cebollas frescas, debe evitar dar a su perro alimentos con productos de cebolla, como la cebolla en polvo y las cebollas deshidratadas. La cebolla en polvo se encuentra en todo tipo de alimentos, desde sopas hasta alimentos para bebés. Lea atentamente las etiquetas de los ingredientes cuando compre alimentos preparados. Estos productos de cebolla no son tan potentes como las cebollas crudas, pero en cantidades suficientemente grandes, podrían perjudicar a su perro.

¿Las cebollas cocidas son malas para los perros?

Quizá le sorprenda saber cuánta cebolla consumimos los humanos a diario. La cebolla y la cebolla en polvo se añaden a un gran número de recetas, desde sopas hasta salsas, y esta versátil hortaliza es conocida por aportar un sabor inolvidable a los platos. La inclusión de la cebolla como ingrediente en tantas cosas ha hecho que muchos padres de mascotas se detengan y se pregunten “¿pueden los perros comer cebolla o alimentos que la contengan?”

No, los perros no deben comer cebollas. Estas verduras contienen un compuesto llamado disulfuro de N-propilo que es muy tóxico para los perros. Este compuesto puede causar la descomposición y eventual destrucción de los glóbulos rojos y provocar anemia. En casos extremos, la intoxicación por cebolla puede ser mortal para los perros.

El efecto tóxico de la cebolla depende de la cantidad que coma el perro y de su tamaño. Según el American Kennel Club, 100 g de cebolla por cada 20 kg de peso de un perro pueden provocar efectos tóxicos. Esto significa que sólo una cantidad relativamente pequeña de cebolla puede ser mortal para un perro pequeño. Para estar seguros, recomendamos no dar nada de cebolla a ningún perro.

¿Pueden los perros comer cebollas y tomates?

Los perros no son muy quisquillosos, y son conocidos por engullir casi todo lo que pueden conseguir. El problema es que no saben cuándo algo no es bueno para ellos, y muchos de los alimentos que comemos no son adecuados para nuestros amigos peludos, y las cebollas son un buen ejemplo.

Junto con el chocolate y las uvas, las cebollas deberían figurar en la lista de alimentos que nunca deberíamos dejar comer a los perros, y para darte toda la información que necesitas -incluyendo qué hacer si tu perro consigue comer alguna-, aquí analizamos la cuestión de por qué los perros no pueden comer cebollas.

En primer lugar, reduce la capacidad de los glóbulos rojos para transportar oxígeno por el cuerpo, pero lo que es peor, también hace que el cuerpo piense que sus propios glóbulos rojos son invasores y, por tanto, empieza a atacarlos, algo conocido como hemólisis.

Pues bien, la respuesta está probablemente en algún punto intermedio, y también depende del tamaño del perro en cuestión. Y es que, lógicamente, un perro grande como un rottweiler podrá soportar una mayor cantidad de cebolla que uno pequeño como un chihuahua.

¿Cuáles son los síntomas de un perro que come cebollas?

Los perros con toxicosis por especies de allium desarrollan anemia hemolítica. Normalmente, la aparición se retrasa varios días, pero grandes dosis pueden causar síntomas de anemia tan sólo un día después de la ingestión.  También pueden aparecer vómitos, diarrea y molestias gastrointestinales. La dosis tóxica suele ser de 15 a 30 gramos por kilo de peso del perro, es decir, alrededor del 0,5% del peso corporal. Todos los tipos de allium pueden causar esta toxicidad, pero el ajo es el más concentrado y, por tanto, el más peligroso para los perros. Los productos secos, en polvo y cocinados son tan tóxicos como los frescos y crudos. A medida que la afección progresa, la médula ósea generará nuevos glóbulos rojos y la anemia pasará, siempre que no se produzca una nueva exposición. Es posible que haya que tratar las dosis altas con una transfusión de sangre para evitar niveles fatalmente bajos de eritrocitos.Las cebollas, el ajo y otros miembros de la familia allium pueden ser tóxicos para los perros. Esto se denomina toxicosis por especies de allium, o toxicidad por cebolla. Los signos pueden tardar varios días en manifestarse.Youtube PlayEnvenenamiento por cebolla Costo promedioDe 61 cotizaciones que van desde $ 500 – $ 3,000Costo promedio $ 950Protéjase y proteja a su mascota. Compare los mejores planes de seguro para mascotas.Síntomas de intoxicación por cebolla en perrosEstos signos podrían indicar que su perro ha comido cebollas o ajo.

Carrito de compra