Mi perro puede comer miel

Mi perro puede comer miel

Cuánta miel dar al perro para las alergias

La miel cruda es una golosina totalmente natural. Se recoge directamente de las colmenas y no se calienta por encima de los 118 grados Fahrenheit por ningún motivo. Contiene polen y, si no se ha colado, puede que incluso queden trozos de cera de abeja. Algunos vendedores o apicultores locales pueden incluso vender su miel cruda con trozos de panal en su interior. La miel tiene muchos usos para los humanos, como endulzar una taza de té, calmar el dolor de garganta o la tos y ayudar a disminuir los síntomas de las alergias estacionales. Pero, ¿puede compartirla con su perro? O, lo que es más importante, ¿debería hacerlo? La respuesta corta es que sí, en pequeñas cantidades la miel cruda tiene muchos de los mismos beneficios para la salud de los perros que para los humanos.

La miel, como cualquier otro carbohidrato simple, puede dar a su mascota un impulso de energía. A medida que los azúcares de la miel se descomponen, su mascota puede recibir una ráfaga de energía. Es un gran estímulo para los perros deportistas antes de correr o para los competidores de agility antes de una sesión de entrenamiento o competición.

La miel cruda puede ayudar a los perros que sufren alergias. Para que sea eficaz, no sólo es necesario que la miel esté cruda, sino también que sea de origen local. Esto se debe a que la miel local contendrá los mismos pólenes que se encuentran en el entorno del perro y, por lo tanto, disminuirá su sensibilidad con el tiempo. Como nota, la miel sólo ayudará con las alergias ambientales como el polen y no con las alergias alimentarias. Si sospecha que su mascota tiene alergias alimentarias, añadir miel no ayudará a disminuir el efecto de esas alergias. Deberá asegurarse de eliminar los alérgenos alimentarios y consultar a su veterinario.

Miel para la tos de los perros

A muchos nos encanta el sabor de la miel, y hace un buen trabajo para satisfacer a los golosos. Pero, ¿pueden los perros comer miel? Quizá también se pregunte si la miel tiene propiedades medicinales… ¡Encuentre aquí las respuestas!

Aunque la miel no es tóxica para los perros, te aconsejamos que no se la des a tu perro. La razón es que la miel tiene un contenido de azúcar extremadamente alto (es básicamente azúcar puro), y esto puede hacer que su perro aumente de peso, o incluso puede hacer que se sienta mal si está sufriendo una condición médica subyacente como la diabetes.

Por ello, le aconsejamos que dé a su perro golosinas saludables como alternativa. Puede comprar golosinas sanas para perros en su tienda de animales o por Internet, o puede ofrecer a su perro ciertas verduras troceadas como recompensa, como judías verdes o guisantes. Otra opción es darle a su mascota sus croquetas habituales, ya que muchos perros estarán contentos con ello; los dueños se sorprenderán a menudo al descubrir que su perro valora más sus elogios y su atención que la propia golosina.

Comentarios

La clave aquí es que nos referimos a la miel cruda, sin pasteurizar. ( La miel “pura” o procesada en la mayoría de los supermercados puede contener aditivos como el jarabe de maíz de alta fructosa que anula su valor medicinal).

Antioxidantes:  Las vitaminas A, C y E, junto con el ácido fenólico y los flavonoides, confieren a la miel sus potentes propiedades antioxidantes. Combaten los radicales libres que causan daños por oxidación celular en el cuerpo de su perro. También ayudan a reducir la inflamación y a reforzar el sistema inmunitario de su perro.

Minerales liposolubles:  Minerales como el cobre, el magnesio, el manganeso y el cobre contribuyen a la producción de glóbulos rojos y colágeno. También favorecen el desarrollo muscular, la densidad ósea y el crecimiento de ligamentos y tendones.

Propiedades antimicrobianas, antifúngicas y antibacterianas:  Las enzimas presentes en la miel reducen la inflamación y alivian las úlceras de estómago y los dolores de garganta. Aplicada en una fina capa sobre la piel, la miel estimula la curación de heridas, puntos calientes, eczemas y picaduras de insectos. Cuando se consume, ayuda a eliminar del sistema gastrointestinal las bacterias malas que pueden causar diarrea.

¿Pueden los perros comer miel?

La miel es un sorprendente regalo de la naturaleza, utilizado desde hace más de mil años para promover la salud y recuperarse de las enfermedades. Está cargada de vitaminas y minerales beneficiosos, así como de potentes antioxidantes. Está demostrado que tiene propiedades antibacterianas y antimicrobianas, que puede calmar las reacciones alérgicas y que alivia la piel y la garganta irritadas.

Busque miel “cruda”, preferiblemente de apicultores locales, en lugar del producto procesado que suele encontrarse en las estanterías de los supermercados. La miel cruda se cuela para eliminar los restos, pero eso es todo. Por lo demás, es lo más natural posible. Compra en el mercado del agricultor o busca en Internet a los apicultores locales.

La miel procesada, en cambio, se fabrica con calor, lo que la adelgaza y destruye muchos de sus atributos beneficiosos. De hecho, muchos productos de miel procesada ni siquiera son realmente miel, ya que la fabricación puede filtrar el polen beneficioso.

Como a los perros les gusta el sabor dulce de la miel, es fácil dársela con una cuchara o, si la miel es espesa, puede hacerse una bola del tamaño de una golosina. La miel puede administrarse sola, mezclada con hierbas en polvo para obtener un beneficio adicional, o añadida a tés de hierbas que sirven de jarabe para la tos. Para encontrar instrucciones sobre cómo crear su propia miel de hierbas, consulte “Herbal Medicine for Your Dog” (abril de 2007). Hemos leído que algunas personas añaden miel al agua del perro. Si lo haces, deberías ofrecerle también agua fresca y sin gas.

Carrito de compra