Mi perro no quiere comer nada que le puedo dar

Mi perro no quiere comer nada que le puedo dar

¿Se está muriendo mi perro?

¿Su perro se acerca a su cuenco de comida y lo olfatea con desaprobación, pero en cuanto se sienta a comer le mira fijamente con ojos grandes y suplicantes? Si es así, probablemente se deba a una de estas dos cosas: su perro puede haber perdido el apetito porque se siente mal, o simplemente es un comensal quisquilloso.

Lo primero que debes hacer es consultar a tu veterinario para descartar una enfermedad, problemas dentales o una reacción a una vacuna o alérgeno. Si el veterinario da el visto bueno, es el momento de abordar el problema, por el bien de ambos.

Una vez que haya descartado la posibilidad de una enfermedad y haya comprobado que la condición corporal de su perro no es de bajo peso ni de sobrepeso, puede que tenga que considerar una razón de comportamiento para su reticencia a comer. Normalmente se puede saber si la pérdida de apetito en los perros es de tipo conductual si rechazan la comida para perros, pero recuperan milagrosamente el apetito cuando se trata de comida para humanos o de sabrosas golosinas. Si su perro rechaza toda la comida, la causa más probable es que se encuentre mal.

En general, los perros quisquillosos se hacen, no nacen. Los perros son criaturas inteligentes y pronto se dan cuenta de que si rechazan la comida de todos los días, recibirán mucha atención y, con suerte, algo de comida sabrosa más interesante. Incluso los más inteligentes se dan cuenta de que, si aguantan lo suficiente, pueden recibir una deliciosa comida para humanos en lugar de su marca habitual de comida para perros. Si quiere cambiar el comportamiento de su perro quisquilloso, lo primero que debe hacer es analizar el suyo propio. ¿Ha fomentado su comportamiento quisquilloso por accidente o a propósito?

Mascotas webmd

Nuestra misión es ayudar a salvar la vida de perros y gatos a través de nuestros contenidos educativos. Para apoyar nuestros esfuerzos, esta página puede contener enlaces de afiliados. Ganamos una comisión por las compras que califiquen – sin costo alguno para usted.

¿Su perro levanta la nariz cuando usted deja su plato? ¿Su perro mayor se ha vuelto más exigente con lo que come y cuándo lo hace? Es importante que su perro reciba la nutrición y las calorías que necesita para mantenerse sano, especialmente a medida que envejece.

Veamos las razones por las que su perro adulto podría no comer y lo que puede hacer al respecto. Si su perro se ha saltado algunas comidas y le preocupa su apetito, siga leyendo para obtener consejos que le ayuden a comer.

Hay muchos problemas médicos que pueden hacer que su perro pierda el apetito, algunos más urgentes que otros. Dado que algunas de estas causas requieren un tratamiento veterinario inmediato, lo mejor es que hable con su veterinario si su perro no come para determinar el mejor curso de acción.

El estrés y la ansiedad pueden inhibir el apetito natural de su perro. Es habitual que los perros que se sienten ansiosos rechacen la comida e incluso las golosinas para perros de mayor valor. Cuando un perro está ansioso, su sistema nervioso simpático (lucha o huida) se activa y no está en condiciones de relajarse y comer algo de comida: su apetito se suprime. Esto puede ocurrir debido a un factor de estrés ambiental, como una tormenta eléctrica, fuegos artificiales o ruidos de construcción en curso cerca. Su perro también puede sentirse estresado si hay visitas en casa, humanas o caninas, y no se siente cómodo con todo el ajetreo.

El cachorro no quiere comer

Para la mayoría de los perros, la hora de comer es su momento favorito del día. Por lo tanto, puede ser preocupante para los dueños de mascotas cuando su perro no come, o su apetito parece haber disminuido. Por suerte, las razones más comunes son fácilmente solucionables, especialmente si su perro no come pero parece estar bien. A continuación le explicamos por qué su perro puede haber perdido el apetito y cómo conseguir que vuelva a comer.

Al igual que usted y yo, los perros pueden sufrir estrés, lo que puede afectar al apetito. (Hola, ¿Dieta de ruptura?) Hay una variedad de razones por las que su perro puede estar experimentando estrés. Un nuevo miembro de la familia -animal o humano- o un nuevo trabajo para usted, o incluso unos pocos días de tener personas de servicio alrededor es suficiente para estresar a algunos perros. Mantenga un horario lo más familiar posible durante los momentos de cambio y sobrellevarlo. Los perros son capaces de pasar unos días sin comida antes de que sea problemático, siempre que beban agua, así que aguanta y ofrece un poco más de cariño y seguridad. (Y, por supuesto, consulta a tu veterinario si te sientes incómodo). Mientras tanto, asegúrate de que tu perro bebe suficiente agua y al menos come golosinas. Puedes ofrecerle alimentos de alto valor, como pollo hervido, carne de vacuno magra o pescado al natural, si crees que eso puede incitarle a comer. Si tu mascota parece estar demasiado estresada, te ofrecemos nuestra guía definitiva para desestresar a los perros, con algunos otros consejos y trucos.

El perro no quiere beber agua

¿Tiene un perro en casa que ha dejado de comer repentinamente? Por suerte, ha llegado al lugar adecuado, ya que se trata de una situación bastante común, y tenemos algunos consejos útiles para que su mascota vuelva a comer.

Si su perro, o cualquier otra mascota, tiene hábitos alimenticios exigentes, lo mejor es que consulte a su veterinario. Él podrá hacerle las preguntas adecuadas para determinar si hay algo más grave que pueda estar causando nuevos hábitos alimentarios en su perro.

A veces, los perros desarrollan sensibilidades o alergias a alimentos que antes les gustaban. Si acaba de cambiar su comida habitual por una nueva marca, también podría haberle proporcionado involuntariamente una receta que no puede digerir bien. Su veterinario puede recomendarle que pruebe una dieta de eliminación de alimentos para que su perro sepa exactamente a qué es alérgico.

Este tipo de problema puede ser el resultado de un accidente, como por ejemplo que el perro mastique un objeto afilado (piense en palos rotos o un hueso dentado). También puede tratarse de algo más grave relacionado con una mala higiene dental y una enfermedad que requiera un tratamiento adicional.

Carrito de compra