Los perros pueden comer lechuga y tomate

Los perros pueden comer lechuga y tomate

¿Pueden los perros comer espinacas?

Jennifer Lesser es una experta en salud y bienestar de mascotas y escritora con más de una década de experiencia cubriendo el comportamiento de las mascotas, la salud y las noticias. Su trabajo también se puede encontrar en Whole Dog Journal, Health, Dogster, Catster y Animal Sheltering.

Sarah Scott es una verificadora de hechos con más de 16 años de experiencia en investigación, redacción y edición de medios digitales e impresos.  Ha verificado y editado artículos sobre una variedad de temas para The Spruce Pets, incluyendo el comportamiento, la salud y el cuidado de las mascotas, así como las últimas tendencias en productos para animales en el hogar.

En los meses más cálidos, no hay nada mejor que una ensalada fresca de verano, ya sea para cenar al aire libre en su restaurante favorito o para organizar una barbacoa en el patio. Pero cuando estás masticando lechuga y Fido te lanza esa mirada anhelante, ¿es algo que puedes compartir?

El consenso general es que, sí, la lechuga es una opción de “comida humana” aceptable para ofrecer a su perro, pero las ensaladas están definitivamente fuera de los límites. Ya sea romana, rúcula o iceberg, la lechuga suele ser una opción segura para los perros porque contiene hasta un 90% de agua. Y lo que es mejor, la lechuga es muy baja en calorías y contiene algunos beneficios para la salud, lo que la convierte en una gran golosina incluso para los perros con sobrepeso o mayores. Además, ¿a qué perro no le gusta lo crujiente?

¿Pueden los perros comer col?

Espárragos | Alubias | Remolacha | Brócoli | Coles de Bruselas | Zanahorias | Coliflor | Apio | Maíz | Pepino | Berenjena | Ajo | Pimiento verde | Col rizada | Lechuga | Setas | Cebollas | Guisantes | Patata | Calabaza | Rábanos | Espinacas | Boniato | Calabacín

A diferencia de los gatos, que se alimentan de proteínas animales, los perros son omnívoros. Una dieta equilibrada para su mejor amigo incluye carne además de verduras y frutas. Junto con la fibra, vienen las vitaminas y los minerales ausentes en la carne. Como el Yin y el Yang, la naturaleza ácida de la carne se equilibra con la naturaleza alcalina de las verduras, lo que facilita la digestión.

El hecho de que los perros no sean hábiles con el pelador de verduras no significa que éstas deban quedar fuera del menú. Pero es cierto que no todas las verduras que comen las personas son seguras para los perros. De hecho, algunos son tóxicos o peligrosos.

Los espárragos son el equivalente a una píldora de vitaminas. Están repletos de vitaminas B6, C, E y K, además de nutrientes como la rutina, la niacina y la tiamina. Pero las bondades no acaban ahí, ya que los espárragos contienen cobre, selenio, potasio y cromo. Además, los espárragos son una buena alternativa a los palitos para masticar.

¿Pueden los perros comer lechuga o col?

Cuando era niño, solía alimentar a mi perro con las verduras que no quería debajo de la mesa. Y casi siempre me salía con la mía. Pero ahora que lo pienso, no me paraba a pensar si lo que compartía con mi perro era seguro para él. ¿Qué verduras son buenas para los perros?

Hoy en día reconozco la importancia de saber qué alimentos humanos son seguros para los perros y, aunque ya no le doy a mis amigos peludos verduras aptas para perros, ¡todavía las comparto con ellos! Las mejores verduras para perros como golosina o suplemento adicional a la dieta diaria de su perro pueden proporcionarle muchas de las vitaminas y nutrientes esenciales que, de otro modo, podría no obtener en cantidad suficiente.

Es posible que algunas de estas deliciosas verduras ya estén incluidas en la dieta de su mascota, pero las golosinas de alimentos reales e integrales aportan más nutrición y sabor que los ingredientes procesados que se encuentran en las dietas preparadas, como las croquetas y los alimentos enlatados. Sin embargo, no deben superar el 10% de la dieta actual de su perro. qué verduras pueden comer los perros

¿Pueden los perros comer pepino?

Aunque se considera seguro que los perros coman tomates rojos y maduros, las plantas en sí forman parte de la familia de las verduras de solanáceas (que también incluyen las patatas, los pimientos y los arándanos). Las plantas de tomate contienen toxinas que pueden dañar al perro.

La solanina y su prima la tomatina son toxinas que se encuentran sobre todo en las partes verdes de la tomatera. Esto significa que su perro nunca debe ingerir las hojas y los tallos de las tomateras y debe evitar los tomates jóvenes y verdes. La ingestión de un tomate inmaduro (verde) o de cualquiera de sus partes verdes puede provocar síntomas de intoxicación por tomatina.

Dado que los tomates contienen trazas de toxinas, la ingestión de una gran cantidad de ellos puede provocar algo conocido como intoxicación por tomatina, también conocida como envenenamiento por tomate. Dicho esto, la probabilidad de que los perros consuman una cantidad suficientemente grande de la planta de tomate como para causar una lesión de serie es increíblemente escasa. Pero en el caso de las razas pequeñas y los cachorros, una cantidad menor de tomate puede provocar una intoxicación debido a su pequeño tamaño, por lo que es importante estar atento.

Carrito de compra