Los perros pueden comer granadilla

Los perros pueden comer granadilla

¿Pueden los perros comer piña?

Como padre de un perro, si le gusta la fruta de la pasión, es posible que se haya preguntado si la fruta de la pasión es segura para los perros. ¿Pueden los perros comer fruta de la pasión? La respuesta corta es que sí, técnicamente los perros pueden comer la parte de la pulpa de la fruta de la pasión. Sin embargo, otras partes de la fruta son muy venenosas para los perros. Por lo tanto, no es aconsejable alimentar a los perros con fruta de la pasión.

Aunque es fácil separar la pulpa de la corteza, es mucho más difícil separar la pulpa de las semillas. Por ello, es posible que, sin querer, le dé a su perro la pulpa de la fruta de la pasión, que contiene semillas venenosas. Esto podría hacer que su perro se pusiera muy enfermo y necesitara atención médica urgente.

Sí, la fruta de la pasión puede dañar a los perros y provocarles un gran malestar. Esto se debe a que las semillas y la corteza de la fruta de la pasión son muy tóxicas para los perros. Y también hay otras razones por las que la fruta de la pasión puede ser mala para los perros.

La pulpa de la fruta de la pasión está repleta de cientos de pequeñas semillas, que pueden ser hasta 250 por fruta. Las semillas son tóxicas para los perros porque contienen cianuro, un veneno que también puede ser letal para los humanos.

Cómo comer fruta de la pasión

En el momento en que di mi primer mordisco a la fruta de la pasión, me enganché. La fruta de la pasión es el equilibrio perfecto entre lo dulce y lo ácido, y es tan adictiva. A día de hoy, nunca he probado nada parecido a la fruta de la pasión, y lo único que puedo decir es que su sabor es fantástico.

Apuesto a que más de una vez has querido lanzar un rápido bocado de algo delicioso que estás comiendo a tu adorable perro. Aunque es difícil resistirse a esos bonitos ojos de cachorro, es importante recordar que no todos los alimentos para humanos son seguros para los perros.

Así que, antes de darle a tu amigo peludo un bocado de tu sándwich o un lametazo de tu helado, tómate un momento para investigar si el alimento es saludable para los perros. No querrá que su perro enferme dándole algo que su estómago no pueda soportar.

¿Y qué pasa con la fruta de la pasión?  ¿Pueden los perros comer fruta de la pasión?  La respuesta rápida y sencilla es: sí, los perros pueden comer fruta de la pasión.  Evite dar a su perro la corteza y, si quiere ser más cuidadoso, evite también las semillas.  Permita que su perro coma fruta de la pasión con moderación y no permita que su amigo peludo coma fruta de la pasión inmadura.

¿Pueden los perros comer fruta del dragón?

Estas bayas tropicales, correctamente deletreadas “Açaí”, han hecho furor entre los aficionados a la comida sana durante la mayor parte de la última década. Aunque la ASPCA no considera que las bayas de Acai presenten ningún riesgo de toxicidad para los perros, intente no dar a su perro un cuenco entero de ellas. El acai contiene teobromina, la principal causa de intoxicación por chocolate en los perros.

Como miembro de la familia de los cítricos, el propio naranjo sanguino -incluidas las hojas, los tallos y otras partes de la planta- contiene aceites cítricos. El contacto con estos aceites puede provocar alergias e irritaciones en la piel. En cuanto al interior carnoso de la fruta, limítese a una cuña o media cuña como capricho ocasional. Lo peor que se puede esperar del contenido de ácido cítrico de la naranja sanguina es un poco de malestar estomacal.

Hay varias variedades de fruta del dragón, un miembro de la familia de los cactus. El tipo de fruta del dragón que más probablemente encontrará en un mercado especializado en frutas exóticas o tropicales es la pitahaya de carne blanca. El nombre popular de “fruta del dragón” hace referencia a los pétalos gomosos y puntiagudos que decoran la cáscara exterior de la fruta. Si se corta la cáscara exterior, la pulpa de la fruta del dragón es segura para los perros en pequeñas cantidades.

¿Pueden los perros comer helado de fruta de la pasión?

¿Está perjudicando a su perro? Por supuesto que no. Probablemente estés gritando a la pantalla que tu perro es parte de la familia. Pero hay muchas frutas y verduras comunes que son tóxicas para los perros y, si no sabe cuáles son, puede estar dándole accidentalmente una golosina que le haga daño.

Las primeras en nuestra lista son las uvas y las pasas. Esta pequeña fruta es muy común en nuestros hogares y puede parecer una golosina inofensiva, pero una pequeña cantidad podría causar daños renales irreversibles e insuficiencia con bastante rapidez, dependiendo del tamaño del perro que las ingiera. Si su perro come algo, o sospecha que lo ha hecho, hable con el veterinario inmediatamente.

Hay cierto debate sobre los aguacates, pero por regla general es mejor evitar dar cualquier parte de esta fruta a su perro (o a muchos otros animales o aves). Los aguacates contienen una toxina llamada persina en niveles que son inofensivos para nosotros, pero que pueden causar problemas respiratorios, enfermedades y diarrea a su mascota.

Por muy tentador que resulte arrojarle a su perro el corazón de una manzana, las pepitas, semillas y huesos de muchas frutas contienen cianuro y pueden ser extremadamente perjudiciales para su perro e incluso resultar mortales. En particular, frutas como las manzanas, las cerezas, las ciruelas, los melocotones, etc.

Carrito de compra