Gatos con síndrome de down ¿existen?

Gatos con síndrome de down ¿existen?

Con frecuencia escuchamos que existen los gatos con síndrome de down. Pero lo cierto es que este tipo de malformaciones en animales no es posible, y eso que vemos en algunos perfiles en redes sociales, suponen otros tipos de malformaciones. Aunque no hay un gato síndrome down, si podemos notar otras patologías como enanismo, ojos bizcos y más. Pero lo más importante es que como cualquier animal, necesita de amor y cuidados.

¿Qué es el síndrome de Down?

Teniendo en cuenta que se cree que hay gatos con síndrome de down, se hace necesario definir la enfermedad. De esta forma, conoceremos la verdad, y podremos brindarle atención debida al felino.

Definición de Síndrome de Down

Nuestro cuerpo está formado de 23 pares de cromosomas (46 en total), mismos que se encargan de formar el cuerpo durante el embarazo. Se conoce como síndrome de down, a una alteración cromosómica, en el que ya no se tienen pares de cromosomas, sino que aparece uno extra en el par 21.

La copia extra forma una trisomía que altera el desarrollo tanto del cuerpo como del cerebro. Entonces, el paciente tendrá problemas físicos y mentales a razón de esta enfermedad. A este punto, se pudiera creer que también hay síndrome de down gatos, pero esto no es así.

¿Existen los gatos con síndrome de down?

En Instagram se han hecho muy populares los gatos con síndrome de down. Sus dueños se han encargado de crear un ambiente de ternura, pero también de compasión hacia este tipo de animales, que supuestamente tienen síndrome de down. Pero Los amigos no se compran, te decimos toda la verdad.

No existe el síndrome de down en gatos. Recordemos que el síndrome de down es una alteración genética en el cromosoma 21. Aunque todo ser vivo cuenta con información genérica, la forma en la que están agrupados los cromosomas varía de acuerdo a la especie. Entonces, ¿Existen gatos con síndrome de down? Sería negligente afirmar tal premisa.

Aunque veamos supuestos gatos con síndrome de down, no podemos dejarnos engañar. Las características físicas que tienen estos animalitos, puede deberse a otro tipo de patologías, no al síndrome de down. Esto se debe a que solo tienen 19 pares de cromosomas. Aunque si existe un tipo de malformación genética en gatos, no es el síndrome de down.

Gatos con síndrome de down ¿existen?

Síntomas parecidos al síndrome de Down en gatos

Es cierto que en una cabeza pequeña, tamaño pequeño y ojos rasgados hacia arriba son síntomas del síndrome de down. Y hay algunos gatos que pueden tener una o varias de estas características, pero no por eso hay gatos con síndrome de down.

Ahora bien, existen patologías que, si se presentan en gatos que pueden presentar estos tipos de síntomas, y llegar a confundirse con el síndrome de down. Conocerlas te ayudará a brindarle atención médica adecuada a tu mascota y, en consecuencia, una buena calidad de vida.

Hipoplasia cerebelosa

Una de las patologías que tiene mucho parecido al síndrome de down y que, por ende, hace creer que existen síndrome de down en gatos, es la Hipoplasia Cerebelosa. Veamos que es.

¿Qué es Hipoplasia cerebelosa?

Se trata de un trastorno neurológico que afecta el desarrollo del cerebelo. Recordemos que el sistema nervioso central es el encargado de coordinar todos los movimientos del cuerpo (los frena o intensifica), así como trabaja la contracción muscular.

La característica principal de la patología es tener el cerebelo más pequeño de lo normal, y por eso es que creen que se trata de síndrome down gatos. No obstante, esto ocurre debido a una malformación en la corteza. Además, presenta deficiencia de neuronas granulares y de Purkinje.

Disautonomía felina

Algunos dicen “los gatos tienen síndrome de down”, cuando en realidad se trata de otro tipo de enfermedades, tales como la Disautonomía felina. Conozcamos un poco acerca de esta enfermedad y cómo afecta a tu gatito.

¿Qué es la Disautonomía felina?

También conocida como síndrome de Key-Gaskell, esta enfermedad degenerativa afecta el Sistema Nervioso Autónomo. Los síntomas suponen problemas oculares y digestivos, debido a la degeneración de las neuronas. En vista de la gravedad de la enfermedad, se hace imperativo acudir al veterinario lo antes posible.

Algunos expertos relacionan la patología con toxicidad por insecticidas, una mala alimentación o bien, que sea una enfermedad autoinmune, pero todavía no se tiene certeza de ninguna. Lamentablemente, son pocos los gatos que sobreviven a esta enfermedad, y de hacerlo, presentarán secuelas importantes por el resto de su vida. Esto se debe a que el 95% del tejido neuronal se degenera, afectando también las células gliales.

Síndrome de Klinefelter

Continuamos desmintiendo que haya un gato síndrome de down, encontramos otra enfermedad que pudiera confundir a las personas con esta enfermedad genética. Se trata del síncrome de Klinefelter que te definimos a continuación.

¿Qué es el síndrome de Klinefelter?

Es una anomalía genética bastante rara. Probablemente, sus características son las que más se parecen a los gatos con síndrome de down síntomas. Sin embargo, si tienen diferencias que nos demuestran que no son lo mismo, y que no podemos afirmar que hay gato down.

La razón por la que se parece al síndrome de down es porque también supone una alteración cromosómica. Sin embargo, esta sucede en el cromosoma X. Por eso, sucede en los gatos machos, ya que aquellos que tienen el síndrome tienen dos cromosomas XX en el par que define el sexo, siendo entonces XXY.

Estos gatos se conocen como gatos calicó. La característica principal es que son felinos con pelaje de tres colores. Claro, tú pensarás, yo he visto muchos gatos con tres colores. Sin embargo, por lo general, estas son hembras. Pero solo 1 de cada 3000 gatos machos, presentan este tipo de colores. Vale mencionar que, por regla general, estos gatos son estériles. Por lo que la genética con la que nace, mueren con ellos.

Polineuropatía distal

No podemos decir que un gato puede tener síndrome de down, solo porque tenga características parecidas a la enfermedad que conocemos en los humanos. Pero si podemos investigar sobre otras patologías que se pueden parecer. Conocerlas nos ayudará a acudir al veterinario y garantizarle una buena calidad de vida a nuestra mascota.

¿Qué es la Polineuropatía distal?

Esta es otra patología que, si puede tener un gato, a diferencia del gato síndrome down. No es más que una enfermedad neurológica hereditaria, que supone la degeneración de los haces de axones. Vale mencionar que estos se encargan de transmitir los impulsos nerviosos, del sistema periférico al nervioso central, y viceversa.

El signo más común son caídas al caminar, aunque ya el gatito tenga más de 8 semanas de nacido. Por eso, se cree que hay gatos con síndrome de down bebes, pero no es así. Teniendo en cuenta que los síntomas son muy vagos, siempre se recomienda llevarlo a consulta con el veterinario para hacer revisión médica oportunidad, desde el nacimiento.

Gatos con síndrome de down ¿existen?

Posibles traumas

No necesariamente una enfermedad se parece a los gatos con síndrome de down características. Puede que tu gato haya sufrido de un trauma que lo lleve a presentar signos parecidos a los de esta enfermedad.

Traumas que pueden hacerte creer que tienes un gato con down

Cuando un gato tiene una anomalía conductual y rasgos físicos diferentes, inmediatamente decimos que puede un gato tener síndrome de down. Pero esto no es así. En ocasiones se gtrata de infecciones, anomalías congenitcas, enfermedads neurológicas o bien, traumatismos.

Cuando la madre se ha expuesto a toxinas, es posible que el gatito tenga problemas congénitos o neuronales. Pero también, si ha sufrido un golpe en la cabeza o la carita a temprana edad, es normal que esto provoque un daño neurológico, así como lesiones faciales permanentes. Por eso, no digas que es síndrome de down, sin tener un diagnostico profesional. Y más, porque el síndrome de down en gatos no existe.

¿Cómo cuidar a un gato con este tipo de alteraciones?

En vez de pensar en gatos con síndrome de down cuidados, tienes que conocer lo que necesita tu gato para tener una calidad de vida buena, independientemente si está sano o tiene alguna de las enfermedades aquí descritas.

Lo primero que debes tener en cuenta son los cuidados preventivos. Para eso, es necesario que lo lleves a un centro veterinario para que evalúen su salud y tomen medidas para un buen desarrollo y crecimiento. Además, consultar con el especialista ante cualquier comportamiento raro de tu gato, te ayudará a detectar a tiempo, cualquier tipo de problemas.

Nutrición

Sin duda, la base para prevenir enfermedades. Una dieta sana y equilibrada te ayudará a garantizarle a tu gato los nutrientes suficientes que le darán energía y lo protegerán de patologías que pongan en riesgo su vida. Recuerda que la alimentación va de la mano con la edad del gato.

Vacunación

La vacunación es necesaria para prevenir enfermedades virales e infecciones que puedan causar problemas más graves como enfermedades neurológicas o la muerte. Proteger a tu gato desde temprana edad, así como darle los refuerzos en su vida adulta, prolongarán y mejorarán su calidad de vida.

Consulta con el especialista veterinario sobre los cuidados especiales que necesita tu gato, si ha sido diagnosticado con las enfermedades que te hemos mencionado aquí. Pero recuerda, no hay gatos con síndrome de down.

Carrito de compra