A un perro se le puede dar comida de gato

A un perro se le puede dar comida de gato

Comentarios

Muchos perros, sin importar la raza o la edad, parecen encontrar irresistible la comida del gato. Aquellos de nosotros que tenemos tanto gatos como perros podemos enfrentarnos a este escenario de alimentación: el perro terminará su propia comida y luego pasará a lo que el gato haya dejado en el cuenco del gato. ¿Qué tan malo es esto para su perro, y qué debe hacer al respecto?

Es obvio por qué los perros no deberían comer una dieta de conejo; probablemente te mirarían fijamente si pusieras heno en su cuenco para cenar. Sin embargo, lo que no es tan obvio es por qué los gatos y los perros deben tener dietas diferentes. Al fin y al cabo, muchas carnes como el pollo, la ternera y el pescado entran en la categoría de favoritos para ambas especies.

Pero el panorama no es tan sencillo (¿alguna vez lo es?). Una diferencia importante es que los gatos son carnívoros obligados, lo que significa que su dieta debe consistir principalmente en carne, ya que tienen una mayor demanda de grasa y proteínas de calidad. Los perros, en cambio, son omnívoros (como usted y yo), por lo que su dieta tendrá un contenido ligeramente inferior de carne en comparación con la de los gatos, pero mayor de carbohidratos y verduras, que ayudan a proporcionar los nutrientes adecuados.

Comida universal para perros y gatos

Los gatos y los perros pueden aventurarse en los cuencos de comida del otro de vez en cuando. Si se pregunta si la comida de los gatos es mala para los perros, lea nuestro artículo para saber por qué y cómo mantener a los perros fuera de la cena de su gato.

¿Ha notado que su perro va directamente a la comida de su gato? En este artículo veremos por qué a los perros les gusta tanto la comida de los gatos, responderemos a la pregunta de si la comida de los gatos es mala para los perros y hablaremos de qué hacer si descubre que su perro ha asaltado la cena del gato.

Alimentar a su perro con comida para gatos puede tener consecuencias no deseadas para su salud y bienestar. Los gatos y los perros tienen necesidades nutricionales diferentes. Los gatos son carnívoros obligados, lo que significa que su comida se compone de altos niveles de carne, mientras que los perros son omnívoros, lo que significa que necesitan un equilibrio diferente de nutrientes para mantenerse sanos.

Lo mismo ocurre a la hora de las golosinas. Si se pregunta si los perros pueden comer esas deliciosas galletas para gatos, no se recomienda utilizarlas como golosinas para perros de forma habitual. Además, tenga en cuenta que ofrecer incluso el más pequeño bocado de golosina para gatos a su perro puede estimular su futuro apetito por ella. Como la comida para gatos suele tener un olor y un sabor más fuertes, puede ser difícil romper el hábito una vez que se ha formado.

¿Puedo mezclar comida para gatos con comida para perros?

Los perros comen prácticamente cualquier cosa, incluida la comida de las personas, la comida de los gatos, la hierba y otras sustancias corporales asquerosas (no es necesario hablar de ellas aquí). Algunos perros incluso comen con gusto la arena para gatos que su dueño, por lo demás inteligente, les ha dado de comer accidentalmente. No hay que juzgar al dueño, que permanecerá en el anonimato. (Parecía comida para perros, ¡vale!)

La cuestión es que la vida requiere flexibilidad. Para eso están los sustitutos. Son especialmente útiles “en un apuro”, como cuando cocinas y te quedas sin aceite y utilizas puré de manzana en su lugar, o cuando un profesor está enfermo y tiene que llamar a un sustituto.

La respuesta sencilla es no. Eso significa que no es aconsejable dar comida de gato a tu perro o viceversa. “Una comida del otro no causará la muerte instantánea, pero un cambio brusco de alimento siempre es un riesgo”, explica Aaron Orr, D.V.M. del Orr Animal Hospital en el noreste de Cumming, un suburbio de Atlanta. “Un cambio tan repentino puede causar tanto a los perros como a los gatos bastante malestar intestinal, especialmente a los más pequeños”.

¿Qué pueden comer los perros?

Los gatos y los perros pueden aventurarse en los cuencos de comida del otro de vez en cuando. Si se pregunta si la comida de los gatos es mala para los perros, lea nuestro artículo para saber por qué y cómo mantener a los perros fuera de la cena de su gato.

¿Ha notado que su perro va directamente a la comida de su gato? En este artículo veremos por qué a los perros les gusta tanto la comida de los gatos, responderemos a la pregunta de si la comida de los gatos es mala para los perros y hablaremos de qué hacer si descubre que su perro ha asaltado la cena del gato.

Alimentar a su perro con comida para gatos puede tener consecuencias no deseadas para su salud y bienestar. Los gatos y los perros tienen necesidades nutricionales diferentes. Los gatos son carnívoros obligados, lo que significa que su comida se compone de altos niveles de carne, mientras que los perros son omnívoros, lo que significa que necesitan un equilibrio diferente de nutrientes para mantenerse sanos.

Lo mismo ocurre a la hora de las golosinas. Si se pregunta si los perros pueden comer esas deliciosas galletas para gatos, no se recomienda utilizarlas como golosinas para perros de forma habitual. Además, tenga en cuenta que ofrecer incluso el más pequeño bocado de golosina para gatos a su perro puede estimular su futuro apetito por ella. Como la comida para gatos suele tener un olor y un sabor más fuertes, puede ser difícil romper el hábito una vez que se ha formado.

Carrito de compra